Todo el amor -
Todo el amor -

domingo, agosto 07, 2005

No todo fueron mieles (1)


Puse mi vida en tus manos
Señor, para que conmigo hicieras,
todo lo que tu creyeras
era mejor para mi.
Tu sabes que yo lo quiero
y a quien necesito, Señor.
Pero no voy a pedirte
me entregues su corazón.
Aceptaré tu designio,
y también tu voluntad.
Sin ninguna rebeldía
haré lo que tu decidas.
Y si tu quieres que sea,
tú lo enviarás a mi.
Si no lo debo querer
permitirás que lo olvide
y lo arranque de mi ser.

Posted by capricho :: 8:59 p. m. :: 0 Comments:

Post a Comment

---------------------------------------


imagen